miércoles, 14 de octubre de 2015

Bienestar Emocional. Osho

La llave definitiva que abre el misterio más profundo de tu ser es observar sin elegir qué es. No digas que es bueno o malo. Al decir que algo es bueno, surge el apego, la atracción. Al decir que algo es malo, surge el rechazo. El miedo es el miedo, no es ni bueno ni malo. No evalúes, deja que sea lo que es. Permite que sea así. En esa observación sin elección todo el dolor psicológico simplemente se evapora como gotas de rocío con el primer rato sol, y lo que queda es espacio puro, espacio virgen. Este es el Uno, el Tao, también puedes llamarlo Dios. Ese Uno que queda cuando desaparece el sufrimiento, cuando no estás dividida/o en ningún sentido, cuando el observador se convierte en lo observado, es la experiencia de la divinidad, la iluminación, o como quieras llamarlo.
En este estado no hay un yo como tal, porque no hay un observador/controlador/juez. Solo somos lo que surge y eso cambia a cada momento. A veces puede ser júbilo, y otras puede ser tristeza, compasión, destructividad, miedo, soledad. No deberías decir; "estoy triste" o "siento tristeza", sino soy tristeza, porque las dos primeras expresiones implican un yo separado de lo que es. En realidad no existe un "yo" al que le esté sucediendo este sentimiento. Solo existe el sentimiento en sí, y tal como surge desaparece, si lo dejas ser sin más.
Medita sobre ello; solo existe el sentimiento en sí.
Bienestar Emocional. Osho

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EYES

* hyperventilation * heart attack in progress*